ESTUDIO DE EVALUACIÓN DEL IMPACTO SOCIAL Y AMBIENTAL DE UNA OBRA DE INFRAESTRUCTURA*

Un gobierno regional del Perú otorgó a una compañía europea un contrato para construir una nueva carretera de 200 kilómetros que debía conectar a una ciudad de la Sierra con otra ubicada en la Amazonía. Para esto, los ingenieros de la empresa habían elaborado una propuesta técnica con mapas que incluían el trazo de la futura vía.

Las regulaciones nacionales exigían a la compañía la realización de un estudio de evaluación del posible impacto social y ambiental de la obra, que según el proyecto atravesaba algunas áreas forestales y agrícolas. El estudio debía ser aprobado por una agencia estatal antes del inicio de las operaciones.

Para la ejecución del estudio, los ejecutivos de la empresa decidieron contratar los servicios de un Instituto de Investigación adscrito a una Universidad local. Los directivos del Instituto aceptaron el encargo, negociaron el costo del estudio, establecieron un plazo de cuatro meses para la entrega de un informe preliminar, con un mes adicional para la entrega de un informe final, y conformaron un equipo multidisciplinario compuesto por profesionales de Ingeniería Ambiental, Geografía, Biología y Ciencias Sociales.

*Caso ficticio.